Este este artículo no contiene consejos o recetas mágicas para superar el bloqueo del escritor, sino una herramienta muy poderosa y útil: el diseño humano. Comprender tu diseño te ayudará a conocerte, a adentrarte en la raíz de tus miedos e inseguridades, a ganar confianza, a escribir mejor, a animarte a compartir tus escritos o publicarlos. En definitiva, a ser más feliz.

Todo trabajo creativo da pie a que lo juzguen. No solo un libro, sino también un tema musical, una pintura, una manualidad… Pero ¿por qué hay personas a las que les afecta más que a otras? ¿Por qué algunos parecen seguros de sí mismos y a otros les cuesta un mundo compartir sus creaciones?

Hace más de un año descubrí el diseño humano. Al principio, me pareció algo extraño de entender, una mezcla entre astrología y ciencia, con colores raros y muchos números. Pero este conocimiento supuso un antes y un después en muchos aspectos de mi vida. Y me gustaría compartirlo contigo para que también te ayude.

En este artículo me centraré en los miedos a la hora de escribir y en lo que puede provocar el bloqueo del escritor según cómo estés diseñado.

TU DISEÑO HUMANO

Tu gráfico de diseño humano es como tu mapa interior. En él se recogen los rasgos de tu personalidad, la forma en que deberías vivir para estar alineado contigo, tu propósito de vida, tus miedos, tus puntos fuertes y débiles, cómo gestionar tu energía para no agotarte, entre otros muchos aspectos.

Para conseguir tu gráfico, solo necesitas saber la fecha de nacimiento, el lugar y la hora exacta. Hay aplicaciones o páginas en las que puedes obtenerlo de manera gratuita: My body graph, Jovian Archive o Human Design App. Eso sí, si te interesa saber más, es un tema amplio y te tocará investigar. Este artículo sería interminable si me adentrara en todo lo que contiene esta herramienta.

Una vez tengas tu gráfico delante, fíjate en las puertas que tienes activas. Son los números rojos y negros que aparecen a ambos lados del gráfico, como se ve en la imagen de abajo. Comprueba si las puertas que tienes coinciden con los miedos que expongo a continuación:

Ejemplo aleatorio de diseño humano.
Los números son las puertas; los cuadrados y rectángulos en color o blancos, los centros.
Las puertas están repartidas por los centros.

TUS MIEDOS AL ESCRIBIR

Todos tenemos miedo de algo. A mí, por ejemplo, me dan pánico los saltamontes porque tengo un trauma infantil. Pero hay otros miedos más profundos relacionados con las emociones, con el instinto o la mente. Estos se reflejan en las puertas de tu diseño (los números que te he mencionado antes). Conocerlos te ayuda a dominarlos. No desaparecerán, pero serás consciente de ellos y, en consecuencia, vivirás más relajado.

Los miedos más profundos de las personas se sitúan fundamentalmente en los centros del bazo, el plexo solar y el ajna. No todos tenemos los mismos miedos activos ni la misma cantidad de puertas. Dependerá de tu diseño humano.

En este artículo me voy a centrar en los miedos del bazo y del plexo solar, y hablaré de algunas de las puertas que hay en ellos. He añadido ejemplos relacionados con la escritura, pero se puede aplicar a cualquier ámbito de tu vida.

Centro del bazo

MIEDOS DEL BAZO

Son miedos físicos, asociados a la supervivencia; son los que están más arraigados en nosotros y nos pueden llegar a paralizar si no los dominamos o afrontamos.

PUERTA 32 Miedo al fracaso

Este miedo es simple, pero puede provocar que todos los escritos que guardas en tu ordenador o en el cajón nunca vean la luz. Y que escribir se convierta en un sueño frustrado. Si te dejas vencer por el miedo a fracasar, nunca vas a dar el paso. ¿Es tan malo arriesgarse? ¿Qué es lo peor que podría pasar si lo intentas?

PUERTA 44 Miedo a repetir los errores del pasado

Puede surgir si conoces la experiencia negativa de otros escritores, algo que vemos a menudo en artículos o canales de Youtube. Pero también si ya has escrito o publicado, y te ha ido mal.

Es cuestión de darse una oportunidad y pensar que las cosas pueden cambiar para bien. Y si te encuentras con una mala experiencia, aprende de ella y resurge con más fuerza. Y tal vez esa vivencia pueda ayudar a otros en su camino.

PUERTA 57 Miedo al futuro y a lo desconocido

Este miedo puede ser un problema a la hora de aventurarse a escribir o publicar un libro. ¿Todo puede salir mal? Es posible. Pero también es probable que vaya bien. Si no lo intentas, nunca lo sabrás. El futuro no está escrito y puede traerte innumerables posibilidades, algunas serán malas, pero no todas.

PUERTA 48 Miedo a no ser/ saber/ conocer/ tener… suficiente

Tener esta puerta puede paralizarte a la hora de emprender cualquier proyecto. Si lo relacionamos con la escritura podemos pensar que todo puede ser mejorable, que no será lo suficiente bueno, que puedes aprender más. Es el conocido como síndrome del impostor.

Sin embargo, cuando eres consciente de que escribir supone una evolución, te das cuenta de que siempre habrá algo que aprender, y que el tiempo y la práctica te irán dando la experiencia que necesitas.

En el centro del bazo también encontramos el miedo a la autoridad (puerta 18), a que algo termine y la vida no tenga un propósito (puerta 28) y a la responsabilidad (puerta 50).

Centro del plexo solar

MIEDOS DEL PLEXO SOLAR

Tienen relación con las emociones y son muy poderosos, aunque su intensidad varía según el momento en que nos encontremos. A veces nos hacen sufrir altibajos y sentimos ese miedo con mucha fuerza, pero otras no. Son más variables que los miedos del bazo.

PUERTA 30 Miedo al destino

Es el miedo a lo que no depende de ti, lo que no está en tus manos. Es el nerviosismo por no saber qué te espera si tomas una decisión y por calcular las múltiples posibilidades si das el paso. El problema es que no todo se puede controlar y a veces hay que arriesgarse para que te ocurran cosas buenas. Si tu destino es escribir, deja que fluya y que la vida te vaya dando sorpresas. Suena bien, ¿verdad?

PUERTA 49 Miedo al rechazo y a lo imprevisible

Es un miedo muy intenso que puede llegar a bloquearte. Todos tememos que nos rechacen, pero quien tenga esta puerta lo puede vivir de manera más intensa.

A veces, el bloqueo del escritor tiene que ver con el miedo a compartir lo que te gusta con los demás, con algo tan simple como decir que adoras escribir y te encantaría dedicarte a ello profesionalmente. Pero también con redactar ciertas escenas, publicar algunos géneros o tipos de historias. Por temor al qué dirán, por lo que pensará la familia, porque creerán que tú eres como tus personajes y tus deseos son los mismos que los de ellos.

La desaprobación siempre estará presente, no solo en familiares o amigos, sino también en desconocidos. El problema es de ellos, de su diseño y sus prejuicios, no tuyo. Escribe lo que te haga feliz.

PUERTA 6 Miedo a que te conozcan

Este miedo tiene relación con establecer relaciones íntimas, en el sentido de darte a conocer como eres realmente, con tus virtudes y defectos. El temor tiene que ver con el posible rechazo o la decepción cuando los demás te conozcan. Esto puede llevarte a ofrecer a los demás una versión parcial de ti o, en parte, falsa o adaptada a lo que ellos quieren.

También conduce a la autoexigencia o la necesidad de perfección, de tener que darles lo mejor de ti. O a no terminar jamás esa novela que quieres. Sobre todo si no dejas de darle vueltas, leer y releer una y otra vez. ¿Podría mejorarse? Sí. ¿Te dará vergüenza leer ciertos capítulos dentro de cinco años? También. Pero es lo que has escrito en este momento de tu evolución. Sé tú mismo cuando escribas. Libérate.

Otros miedos relacionados con el plexo solar son el miedo a no tener la suficiente experiencia para afrontar algo (puerta 36), miedo a no crecer intelectualmente y al estancamiento (puerta 22), miedo a salirse de la tradición o a no poder mantenerla (puerta 37), miedo a que la vida sea una experiencia vacía y carezca de sentido (puerta 55).

A DÓNDE LLEVA TODO ESTO

Si no se controlan estos miedos o no se es consciente de ellos, puede surgir el bloqueo del escritor, el síndrome del impostor, al abandono del libro o a la procrastinación. Irte a ver una serie o mirar las redes sociales no genera problemas, no da quebraderos de cabeza. Es más sencillo aceptar el miedo que ser valiente y plantarle cara. Pero metido en tu caparazón no obtendrás los resultados que quieres: escribir, publicar, dedicarte a la escritura…

Ser consciente de tus miedos supone afrontarlos y aceptarlos. Y no solo los miedos. También tu personalidad, tus luces y sombras, tus puntos fuertes y débiles. Con el diseño humano podrás acercarte un poco más a la felicidad y a cumplir tu sueño de escribir con confianza. ¿No suena maravilloso?

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Conocías el diseño humano o es nuevo para ti? Cuéntamelo en los comentarios



curso corrección
The following two tabs change content below.
Correctora, lectora profesional, filóloga y escritora de fantasía juvenil. Ayudo a escritores tanto de ficción como de no ficción a mejorar y pulir sus textos, y a dejarlos listos para publicar. Les enseño cómo revisar sus libros y todos los secretos de la autopublicación.

Latest posts by Celia Arias (see all)