Seguro que te has hecho un lío más de una vez cuando vas a colocar una coma. Has dudado sobre dónde va y al final la has puesto en el primer sitio que has pillado, tal vez donde te suene bien o donde crees que va a hacer menos daño.

La coma es importante, porque una sola puede cambiar todo el sentido, incluso el significado de un texto. Si no me crees, tal vez cambies de opinión al leer esta historia.

En este artículo voy a hacer una recopilación de comas mal colocadas, para que las reconozcas y a partir de ahora las pongas en el lugar adecuado.

uso coma

1. ANTES DE PUNTOS SUSPENSIVOS

Si has usado puntos suspensivos, puede que te surja la duda de si añadirla antes o después. Siempre debe ir detrás de los puntos:

Cuando termine con la ropa, las camas, la lavadora, los platos…, no voy a creérmelo.
Cuando termine con la ropa, las camas, la lavadora, los platos,… no voy a creérmelo.

2. ENTRE SUJETO Y PREDICADO

No tiene sentido separar el sujeto del predicado con una coma, a no ser que haya una aclaración en medio, porque el significado puede variar o se escribirá algo sin sentido.

Estas dos oraciones no son iguales aunque lo parezca.

María, dice que vengas ← vocativo. Le dicen a María que otra persona quiere que vaya.
María dice que vengas ← María es el sujeto y es quien dice que vayas tú.

Como ves, hay una clara diferencia. Esta confusión sucede a menudo por el mal uso de las comas en el vocativo, ya sea por la ausencia o la presencia injustificada. Puedes verlo con más claridad en este artículo más extenso sobre el vocativo.

En ocasiones, el sujeto es tan largo que no queda claro si hay que introducir una coma ya que da la sensación de que hay que hacer una pausa. Si no hay una aclaración, mantén todo el sujeto sea como sea, aunque se trate de algo eterno.

La chica que nos encontramos el otro día cuando fuimos a tomar algo me ha dicho que quiere quedar con nosotros.
La chica que nos encontramos el otro día cuando fuimos a tomar algo, me ha dicho que quiere quedar con nosotros. 

Y también tienes que tener muy claro si tienes intención de hacer un inciso para aclarar algo o si todo es parte del sujeto:

Los obreros que estuvieron trabajando duramente en la casa nueva han dicho que pronto podremos mudarnos ← en esta oración se especifica qué obreros son los que han dicho algo, por lo tanto no hace falta coma.
Los obreros, que estuvieron trabajando duramente en la casa nueva, han dicho que pronto podremos mudarnos ← en este caso las comas solo presentan una aclaración sobre cómo fue el trabajo de los obreros que podría eliminarse sin que afecte al sentido de la oración, ya que es un mero inciso.

3. ANTES DE «Y»

Casi siempre, la propia Y sirve como una coma más y cierra una enumeración, por lo que usar juntas las dos opciones hace que sea redundante. Así pues, este tipo de construcciones no está recomendada:

He llenado la maleta con ropa, zapatos, bolsa de aseo, y el secador.

Hay algunas veces en que se puede utilizar sin problemas, como cuando equivale a «pero», entre otras situaciones:

Le dije que no se lo contara y le faltó tiempo para decírselo
Le dije que no se lo contara, y (=pero) le faltó tiempo para decírselo

secreto_opt

4. DESPUÉS DE «PERO» O «AUNQUE»

«Pero» y «aunque» son conjunciones que introducen una subordinada. Esta segunda oración no puede estar separada de la conjunción, a no ser que detrás de ella haya un inciso (vocativo, interjección…):

Está todo preparado, aunque, María, necesito una última cosa
Ya sé que vamos tarde, pero, eh, no te quejes más

Menos en este tipo de oraciones, la coma va siempre antes de «pero» o «aunque»:

Iba a ir al cine pero, no me gustaba lo que ofrecía la cartelera
Iba a ir al cine, pero no me gustaba lo que ofrecía la cartelera

Hay un caso que genera dudas y he visto muchas veces mal escrito. No se debe usar coma en las construcciones en que “pero” introduce una pregunta o exclamación:

Pero ¿qué estás diciendo?
Pero, ¿qué estás diciendo?

5. EN CONFIRMACIONES

Cuando usamos una expresión en que estamos pidiendo una confirmación de quien nos escucha, por ejemplo, con una pequeña pregunta, se usa la coma antes de dicha pregunta. Al contrario que en el caso anterior, hay veces en que esta coma brilla por su ausencia. Nunca debes olvidarte de ella:

Vendrás a verme ¿no? 
Vendrás a verme, ¿no?

Estamos juntos en esto, ¿eh?

6. CON OTROS CONECTORES

Los conectores como: es más, de hecho, es decir, ahora bien, no obstante, dicho de otro modo, así pues, entonces, mejor dicho, así las cosas, por cierto, en definitiva, etc. podemos escribirlos entre comas o no.

Depende del efecto que queramos conseguir en nuestra novela: las comas provocan una lectura más lenta y fragmentada, mientras que la ausencia supone una mayor fluidez. Y también depende del sentido de la oración, ya que en algunos casos, según se use, puedes crear ambigüedad o confusión porque no estás dando el sentido que creías.

Lo que debe quedarte claro es que nunca debes usarlos con una sola coma:

Y sin embargo, viniste a verme
Y sin embargo viniste a verme
Y, sin embargo, viniste a verme

Sacarás mejor nota si además, presentas el trabajo
Sacarás mejor nota si, además, presentas el trabajo
Sacarás mejor nota si además presentas el trabajo

hacer trabajo_opt

7. EN COMPARACIONES

Usar la coma para separar una comparación es incorrecto, incluso si al hablar se hace una pequeña pausa. De hecho, las pausas respiratorias son incorrectas, ya que las comas deben usarse en el momento preciso y no para que el lector «tome aire»:

María es más alta, que su hermana
María es más alta que su hermana

La elección del nuevo candidato al puesto dependerá tanto de sus habilidades, como de su actitud
La elección del nuevo candidato al puesto dependerá tanto de sus habilidades como de su actitud

 

¿Cómo llevas las comas? ¿Te haces un lío cada vez que vas a usarlas?Cuéntamelo en los comentarios.


The following two tabs change content below.
Correctora, filóloga y escritora de fantasía juvenil. Ayudo a escritores tanto de ficción como de no ficción a mejorar y pulir sus textos, y a dejarlos listos para publicar. Les enseño cómo revisar sus libros y todos los secretos de la autopublicación.