Escritura

Errores del escritor novel I: gerundio de posterioridad

El otro día estaba leyendo un relato y me llamó la atención que en un párrafo apareciera el mismo error varias veces. Me puse a pensar y me di cuenta de que no era el único caso, ya que lo había visto en innumerables textos actuales. El problema está en que hoy día es tan habitual, no solo en novelas, sino también en la prensa o la televisión, que casi no nos damos cuenta de su existencia. Estoy hablando del gerundio de posterioridad.

Aquí te dejo el fragmento para que le eches un vistazo y opines por ti mismo: cuando entraron, varias flechas volaron, abatiendo a la mayoría de las amazonas, dejando a la mujer con cuatro de ellas. […] Se deslizó entre ellos, colocándose en una columna todavía en pie, sacando su arco, disparando tres flechas que acabaron incrustadas en el pecho de tres vikingos, acabando con sus vidas.

Supongo que a estas alturas ya te habrás dado cuenta del error y, si no es así, créeme, te conviene leer este artículo. Cuando lo hagas, el gerundio no tendrá secretos para ti y sabrás cuándo lo has utilizado erróneamente para que no se vuelva a repetir.

Antes de entrar de lleno, me gustaría darte un consejo. El gerundio hace que el texto sea más lento y la lectura se vuelve pesada. Si puedes, evita su uso, sobre todo de varios gerundios en un mismo párrafo como en el fragmento que te he mostrado. Sin embargo, a veces lo pide la oración o simplemente te apetece añadirlo. No creo que sea un error usarlo de vez en cuando, pero ya que lo haces, hazlo bien.

 

errores escritura
conocer los errores te ayuda a evitarlos

¿QUÉ ES EL GERUNDIO?

El gerundio es una forma verbal impersonal, un modificador del verbo, que expresa simultaneidad o anterioridad de la acción con el tiempo en que se habla. Se usa añadiendo al verbo la terminación -ndo.

Ejemplos correctos:

De simultaneidad: Salió de casa silbando.
De anterioridad inmediata: Sospechando que su amiga iba a llegar tarde, se subió en el último autobús.

                                                               Descarga gratis la guía "11 trucos para planificar con éxito tus escritos" + plantillas y además recibe contenido exclusivo solo para suscriptores.      

GERUNDIO DE POSTERIORIDAD

Hay varios errores en el uso del gerundio, pero uno muy utilizado es el llamado de posterioridad. El uso se considera incorrecto porque introduce una sucesión temporal. Para entenderlo mejor, utilizaré parte del texto que vimos al principio del artículo, donde señalaré solo los gerundios:

Se deslizó entre ellos, colocándose en una columna todavía en pie, sacando su arco, disparando tres flechas que acabaron incrustadas en el pecho de tres vikingos, acabando con sus vidas.

Todas estas acciones se suceden en el tiempo, pero no ocurren a la vez, como nos da a entender el gerundio tal cual está escrito. Podría creer que la protagonista se coloque en una columna y saque su arco al mismo tiempo, pero que dispare a la vez que lo saca y a la vez también acabe con los enemigos es algo imposible, incluso para alguien que tenga super poderes. Cada acción de este texto tiene un momento en el tiempo y debe suceder una detrás de otra.

Para que fuera correcto, el texto debería mostrarse así: Colocándose en una columna todavía en pie, sacó su arco y disparó tres flechas que acabaron incrustadas en el pecho de tres vikingos, y acabó con sus vidas.

Seguro que has visto en algunos escritos algo como esto: el coche salió de la carretera, chocando con el árbol. Este uso es incorrecto, ya que el coche primero sale y luego choca con el árbol. Es imposible que a la vez que sale esté chocando. En cambio, sí sería correcto: el coche salió de la carretera derrapando y chocó con el árbol. Como ves, la diferencia está clara.

amazona
amazona con super poderes

 

EXCEPCIONES

 

Sí, como en todo, hay una serie de excepciones, que solo sirven para complicarnos un poco más todo esto. Según la RAE, se acepta el uso del gerundio si la posterioridad es inmediata o tiene relación de tipo causal, concesivo o consecutivo. Ya lo sé. Te estás preguntando: vale, ¿cómo se cuándo lo es o no? Aquí algunos ejemplos en que se nota que una acción va casi pegada a la otra:

Confesó que era una mentirosa, haciendo quedar mal a su amiga.
Vino una ráfaga de viento, arrastrando polvo del suelo.
Se tiró sobre él, tumbándolo en el suelo.

Si bien, la RAE recomienda que, en caso de no estar muy seguro de que el gerundio sea o no de posterioridad, es mejor no utilizarlo. Algunos ejemplos pueden ser dudosos, como estos:

Abrió la ventana y saltó, cayendo sobre las flores de un parterre.
La piedra le alcanzó en la cabeza, saliendo despedida de la mano de su enemigo.

A partir de ahora, estoy segura de que cuando veas un gerundio lo tratarás con cuidado, porque es común caer en esos errores sin apenas darse cuenta. Fíjate bien en cómo se desarrolla la acción y si es simultánea o posterior.

¿Y qué opinas de estos gerundios? ¿Te ha pasado alguna vez? ¿Los has visto en algún texto? Me encantará saber tu opinión en los comentarios.

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest

4 thoughts on “Errores del escritor novel I: gerundio de posterioridad

  1. ¡Hola!

    Qué artículo más útil, está muy bien explicado. Creo que estos gerundios son un contagio del inglés, en el que sí es correcto utilizar el gerundio de posterioridad, así que hay que tener cuidado con ellos y evitar los calcos entre lenguas. Me ha gustado lo que has señalado de que varios gerundios seguidos cansan al lector. No me había fijado y es muy cierto que frenan la acción de la escena. Muy útil, ¡muchas gracias!

    ¡Un abrazo!

    1. Hola, Anael. Me alegra mucho que te haya gustado el artículo y que te sirva de ayuda en tu escritura. Es cierto eso de que cansan mucho, no tienes nada más que leer lo que le pasa a la pobre amazona jeje. Seguro que ahora ya no se te escapan los gerundios. Gracias por comentar. Un abrazo también para ti. ^_^

  2. Me encantó el artículo. Una forma resumida de detallar los usos del gerundio y su mal uso. Muchas de estas cosas vienen de nuestra forma de hablar, e incluso se nos escapan a la hora de escribir. Para considerar incluir los gerundios en la lista de control cuando nos toque corregir y tachar.

    1. Me alegra mucho que te haya gustado y te sea de utilidad. Es cierto lo que dices. A veces creemos que algo está bien solo porque estamos acostumbrados a decirlo así. Lo importante es que, si conoces estos errores, puedes estar más atento a la hora de corregir y es difícil que se te pasen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *