Artículo

Me enamoré de… un personaje

Hola, lector/a.

Tal vez el título del tema de hoy te parezca cursi o ya te estés echando unas risas mientras piensas que a qué chalada como yo se le ocurriría hablar de esto o quizás enamorarse de un personaje teniendo a gente de carne y hueso.

Créeme, este no es un caso único, ni digno de una rareza que no sale de casa nada más que las noches de luna llena. Hay mucha gente a la que le ocurre, mucha más de la que crees. A lo mejor, hasta todo esto te suena bastante… y lo tienes guardado como un secreto inconfesable. Sea como sea, te voy a mostrar que esta situación se repite a menudo.

Seguro que has visto una película donde hay actores o actrices que, además de realizar diferentes acciones que te gustan, te resultan atractivos. Reúnen una serie de características para que esa persona quede en tu recuerdo, incluso que te haga sentir una especie de enamoramiento que puede durar días o meses. Ahora mismo, me viene a la memoria el boom de hace un tiempo con Edward Cullen de «Crepúsculo». Todas las chicas estaban locas por él, sobre todo a raíz de las películas. Tengo una amiga, que quedará en el anonimato, que llegó a enamorarse tanto que se puso su apellido e incluso cambió el email con su nuevo nombre, ya que aseguraba que era su mujer. Luego se le pasó el enamoramiento y empezó a preguntarse qué hacía ella utilizando ese email para posibles puestos de trabajo.

Casos como este no creo que tengan nada que ver con una patología clínica que debe tratar un psiquiatra (o a lo mejor sí). Es un acto irracional y primitivo, en el que no se tiene en cuenta quién está detrás de ese personaje: un actor, una persona real con virtudes y defectos. Esto no me ocurrió con Robert Pattinson, la verdad, pero sí que lo fue con Jack Dawson de «Titanic», interpretado por Leo DiCaprio. El problema fue que el personaje me gustó tanto que incluso llegué a ignorar que Leo en sí nunca me había llamado la atención.

Con un libro sucede más menos lo mismo, aunque aquí tiene más valor el poder de tu imaginación. No puedes ver a tu personaje, a no ser que hagan la película o la serie. Creo que el cine tiene muchas virtudes, pero ha hecho mucho daño a la imaginación lectora. Si es sobre un libro que ya has leído, muchas veces sientes que los personajes no eran como los habías recreado en tu mente y te enfadas porque han cambiado parte de la historia; cuando es sobre un libro que vas a leer, ya solo puedes ponerle cara a los personajes que has visto y tu imaginación no los inventará. Pero ese es un tema para otro post…
Hay libros en los que empatizas mucho con los personajes. Igual que puede caerte bien o mal, resultarte insoportable o adorable, también puede ganarse tu corazón. Incluso puedes llegar a plantearte: «¿y si el amor surgiera así? ¿Y si encontrara a alguien que tuviera estas características? Me parece perfecto porque hace esto o lo otro…» En muchos casos, el sentimiento es muy similar a cuando te enamoras de verdad.

He oído de todo al respecto. Conocí a una chica, de la que tampoco diré el nombre, que estaba leyendo una saga. Uno de los chicos le encantó. Precisamente, él se enamoró de la protagonista, con quien mi amiga estaba sintiendo una gran empatía durante casi toda la lectura. Hasta que se dio cuenta de que la prota se llevó al chico que le gustaba. Su empatía se volvió odio, al punto de querer que muriera lenta y dolorosamente con las peores torturas

En las sagas, los personajes ya son como tu familia o amigos, y te mueres por saber qué les pasará en el siguiente capítulo o libro, por lo que es mucho más fácil involucrarse con ellos.

lástima que no puedas llamar para preguntárselo

Te confieso que he sentido afinidad por muchos personajes, pero también enamoramiento. En alguna ocasión, incluso estuve toda la noche sin dormir porque a mi personaje preferido del momento le había ocurrido algo que no me gustaba o porque le habían emparejado con una chica poco adecuada, que por supuesto ¡¡¡era mucho peor que yo!!! He llegado a pensar que era absurdo y he hablado con mis amigas sobre esta «cosa tan rara que me ha pasado y que me hace sentir como una loca». Lo sé, seguro que crees que lo soy y que estás pensando que son sentimientos que parecen más lógicos si te suceden con alguien «real». Pero, ¿acaso un lector asiduo no llega a sumergirse en un libro como si así lo fuera?
Un libro manifiesta diversas emociones. No solo te puede sacar una carcajada, evadirte del mundo o incluso hacerte sufrir un gran dolor. El amor es complejo y se puede mostrar de muchas maneras, incluso aquí.

Si después de todo esto, te has sentido identificado/a, te doy la bienvenida al mundo loco de los que nos enamoramos de personajes ficticios. Si, por el contrario, no te he convencido y has llegado a la rotunda conclusión de que estamos chalados, no sé qué más decir para conseguirlo. Aunque, estoy segura de que si rebuscas en tus lecturas, por ahí hay un personaje que te ha hecho tilín o del que no puedes olvidarte. Seguro que has sufrido un flechazo, tal vez pasajero, pero que por un instante te ha hecho desear que algo parecido te ocurriera en el mundo real.

Te he dejado mi experiencia y la de gente que conozco, pero ahora te toca contarme la tuya.

¿Te has enamorado alguna vez de un personaje? ¿Acaso crees que es algo propio de un hereje que debe ser quemado en la hoguera? Lo que sea que pienses, cuéntamelo en los comentarios.


                                                               Descarga gratis la guía "11 trucos para planificar con éxito tus escritos" + plantillas y además recibe contenido exclusivo solo para suscriptores.      

Comparte

8 thoughts on “Me enamoré de… un personaje

  1. ¡Hola! A mí me ha pasado mil y una vez, pero no solo de personajes de libros sino también de animes XDDD Pero no hasta el punto de volverme loca como pones en el ejemplo *^* Una de las cosas que me ha pasado con Outlander es que los quiero como si fueran mis hijos, deseo que todo les vaya bien y cuando pasa algo malo sufro con ellos T.T

    ¡Besos!

    1. Además del amor, es normal que tengamos otros tipos de sentimientos por los personajes. y más cuando son sagas largas, donde ya les conocemos muy bien. Parecen de nuestra familia o nuestros amigos, ¿verdad?
      Confieso que también me ha pasado con animes, como a ti, jeje.

  2. Yo soy mucho de enamorarme de los personajes, así que te entiendo perfectamente :) Soy una lectora apasionada y “vivo” mucho las historias.
    Puede que también esté un poco loca… xD
    He llegado hasta aquí desde el FB del training de Ana González Duque y me quedo ;)
    ¡Un saludo!

    1. Hola, Adella.
      No estamos locas, te lo aseguro jeje. Y si es el caso, somos muchos los locos que vivimos así nuestras lecturas. Es estupendo que nos crucemos en este camino, ¿verdad? Me alegra mucho que hayas entrado y gracias por quedarte. ¡Nos vemos por aquí!
      Saludos

  3. Nunca me ha pasado esto, pero si algunas tramas que me han sidos inolvidables. Saldos Huxley y Dan Brown son los que me han hecho releer sus obras pero nunca sentí esa atracción de la que hablas. Hoy he estado en la Plaza de la iglesia y un vecino me comentó el hecho de los niños, que ataviados a la antigua, se habían reunidos en una de las dependencia para pintar el Huevo de Pascua. Ahora sé de que se trataba gracias a ti.ta recluido en mi estudio pintando, Me gustar´´ia conocerte personalmente para preguntarte sobre la novela que me tiene un poco bloqueado. Un afectuoso saludo. Roque Cruz

    1. Bueno, no tiene por qué pasarle a todo el mundo, claro. Vaya, esos de los huevos aún sigue siendo tradición a pesar de todos los años. Espero que consigas librarte del desbloqueo. Ya sabes, mientras más escribes, más crece la imaginación. La escritura también es un arte con el que se debe practicar, igual que la música o la pintura. Te deseo mucha suerte en este camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *