Escribir un libro en Word parece algo sencillo y que todo el mundo sabe hacer. Basta con abrir un documento nuevo y lanzarse a rellenarlo. El problema es que el resultado puede que no te guste tanto si no has dedicado un tiempo previo a estructurar las páginas.

Por eso, y porque una autora a la que llamaré K. me preguntó cómo configurar Word para escribir, me decidí a crear este artículo.

¿Por qué es importante configurar adecuadamente tu Word? Te sentirás mejor a la hora de escribir. Es como usar un folio rellenado con buena letra, con todo bien estructurado y limpio. Parecerá una novela de verdad. Te ayudará a lograr un buen acabado y te motivará a revisarlo o releerlo al terminar; y les enviarás a tus lectores cero una copia de calidad.

En este artículo, te enseñaré los primeros pasos, cómo evitar errores y cómo utilizar las funciones de revisión cuando te toque autocorregir.

Antes de entrar de lleno en el artículo, quiero comentarte que las capturas y las referencias son a mi versión de Word. Puede que en el tuyo varíe un poco.

CONFIGURAR LA PÁGINA

Antes de lanzarte a escribir una sola palabra, debes configurar la página que usarás a partir de ahora. Así, todo lo que escribas desde el primer renglón, saldrá a tu gusto.

Vamos a trabajar con una página estándar en A4, que es la que trae por defecto Word. En caso de querer cambiar el tamaño a otro de tu preferencia, ve al menú Disposición – Tamaño y elige las medidas.

clic para ampliar

PÁRRAFO

Para llevar a cabo la configuración del párrafo, puedes pulsar en los diferentes botones del menú Inicio superior (rodeados con un círculo rojo), o bien en la flechita que se ve en la imagen, del bloque destinado al párrafo, que te abrirá un cuadro de menú.

clic para ampliar

Lo primero es elegir la opción de justificar el texto. Así no se quedará alineado a a la izquierda y estará bien estructurado, con apariencia de libro.

Elige el interlineado. Lo usual es la opción de 1,5 o 2, aunque puedes emplear otro que prefieras. Te recomiendo no elegir uno menor para que no se vea todo apretado y dificulte la lectura.

clic para ampliar

Quita el espacio que hay después del párrafo. Lo usual es que está opción venga por defecto. Crea un hueco entre cada párrafo o diálogo. Esto es un error habitual al escribir un libro en Word. Piensa que para que el texto sea correcto, tiene que estar todo junto, cada párrafo pegado a otro, diálogo incluido

clic para ampliar

FUENTE

Elige una fuente sencilla, que sea fácil de leer, y mínimo a 12 puntos.

Hay unas fuentes recomendadas para la lectura en el ordenador, que son aquellas que no tienen serifa (san serif), es decir, unos «palitos» que adornan las letras. Dichas fuentes con serifa (o serif) se recomiendan para leer en papel: Times New Roman, Garamond, Book Antiqua, Georgia, Palatino Lynotipe, etc.

Teniendo en cuenta estos criterios, elige la fuente que prefieras. Puedes escribir en el ordenador con una san serif tipo Calibri, Verdana o similar, y, a la hora de imprimir, elegir una con serifa. Por ejemplo, yo uso Garamond para mis novelas, para escribir tanto en pc como leer en papel. Me he acostumbrado a ella.

CONFIGURAR OPCIONES

Desde el menú superior Archivo, ve al submenú Opciones. En él enconarás una serie de pestañas de utilidad.

  1. Revisión: desmarca la opción «omitir palabras en mayúsculas» para que te marque los errores también en estas palabra. Revisa la configuración de gramática.
  2. Guardar: marca la opción para que guarde cada X minutos, por si acaso el ordenador se te apaga. Así no perderás nada.
  3. Idioma: si trabajas con varios idiomas, puedes elegir el concreto para tu novela.
  4. Barra de herramientas de acceso rápido. Es muy útil para tener en la parte superior los botones más utilizados. Viene genial para símbolos, comentarios, control de cambios, etc. y no tener que ir buscando por los menús.

SANGRÍA

La sangría de primera línea sirve para que el texto quede mejor visualmente y se diferencien mejor los párrafos. Cuando no hay sangría y todo está seguido, la sensación es de agobio.

Para configurar la sangría vuelve a ir al menú del párrafo y marca sangría de «primera línea». Y al lado el tamaño. Por defecto, viene 1,25 cm. Puedes adentrarla más o menos, según gustos.

clic para ampliar

Al inicio de capítulo o de salto de escena, tras un inciso narrativo, se suele quitar la sangría en el primer párrafo y todo el texto queda justificado a la izquierda. Es algo opcional que cada vez se ve más en las novelas.

RAYAS DE DIÁLOGO

Si quieres escribir un libro en Word, tienes que decirles adios a los diálogos en viñetas o topos. Es un recurso que da el apaño a falta de algo mejor, pero no son correctos.

Los diálogos deben tener la misma alineación y sangría del resto de párrafos, algo que no sucede con las viñetas. Y deben tener una raya diferente al guion normal (-).

Para saber más sobre los diálogos y cómo puntuarlos, te recomiendo leer este artículo.

Te dejo una muestra de un fragmento de Aeteria, una de mis novelas. La primera imagen contiene un diálogo en viñetas y con la raya que no corresponde, la segunda es correcta. Se nota la diferencia de estructura, ¿verdad?

NOTAS AL PIE

Si tienes que añadir notas al pie de página en tu libro, aclarar algo, traducir un texto en otro idioma, una referencia, etc. no uses los paréntesis en el mismo lugar en que has escrito la novela. Inserta una nota al pie. Se quedará perfecto.

Para incluirla, ve al menú Referencias – insertar nota al pie. Es muy sencillo y las va numerando de manera correlativa. ¡No hay pérdida!

OTROS SIGNOS

Algunos otros signos que podemos usar al escribir un libro en Word pueden ser los guiones parentéticos o los paréntesis, o bien las comillas para los pensamientos.

Los guiones parentéticos cumplen la misma función de un paréntesis y, visualmente, se quedan más bonitos en la narración. Pero, ojo, si vas a usarlos en el diálogo tendrás que emplear los paréntesis normales para no confundir al lector con las acotaciones del narrador.

Para usar estos guiones empleamos la misma raya de diálogo.

Con respecto a las comillas, lo usual es usar las latinas o angulares « », aunque va por gustos, y otros autores emplean las inglesas. Eso sí, unifica siempre. Si usas unas, las mismas durante todo el documento.

Se encuentran en el menú Insertar – Símbolos. Si vas a usarlas a menudo, te recomiendo añadir el menú símbolos a la barra de herramientas de acceso rápido que te mostré al principio del artículo.

REVISIÓN

Lo bueno de escribir un libro en Word es que a la hora de revisar nos facilita mucho el trabajo. Casi todos los elementos de los que te hablaré ahora se encuentran en el menú Revisar.

Por un lado, contamos con el Control de Cambios. Si lo dejas marcado, podrás ir corrigiendo, pero de manera que se mantenga el texto que había antes, aunque con tachones. Pulsando en las líneas de la izquierda se alterna entre la versión corregida y la nueva.

También podemos añadir comentarios al margen. Bien desde el menú o bien con botón derecho sobre cualquier palabra. De esa manera podemos dejar comentarios a lectores cero o para nosotros mismos si estamos revisando.

El botón de Ortografía y gramática nos realiza una revisión de todo el documento. A veces, te avisa de errores que se te han pasado, pero, cuidado, porque no siempre lleva la razón. Por ejemplo, Word cree que un guion de diálogo seguido de un signo de exclamación o interrogación es un error. Y nada más lejos de la realidad. El guion debe ir pegado al signo al comienzo del diálogo. En estos casos, Word marcaría como incorrectos estos ejemplos correctos:

—¡Me alegro de verte!

—¿Ya has vuelto?

clic para ampliar

OTRAS UTILIDADES

  • Cuando una palabra se queda sin espacio, Word suele pasar la palabra al siguiente renglón. Esto provoca que, sobre todo con ciertos tamaños, las palabras se queden muy espaciadas. Para evitar este problema, se utilizan los guiones y Word divide la palabra por sílabas, igual que vemos en los libros o revistas.

Puedes encontrar esta opción en el menú Disposición – guiones

  • En este mismo menú podemos elegir los saltos de página, por ejemplo, al iniciar un capítulo nuevo. Así, si cambiamos parte del texto, el inicio de capítulo nunca se moverá del comienzo de página o no se juntarán los textos de cada capítulo.

Si quieres añadir imágenes como cenefas, códigos QR, fotos, etc. ve al menú Insertar – imágenes.

  • También puedes añadir vínculos a páginas si usas el botón derecho sobre una palabra o palabras seleccionadas, y eliges la opción «vínculo».

¡Eso es todo! Word tiene muchas más utilidades, pero creo que te he explicado las más básicas y las que te ayudarán a tener un libro decente.

¿Sueles escribir en Word? ¿Te detienes a configurar todos estos detalles o escribes sobre la marcha? ¿Qué opción o truco no conocías? Cuéntamelo en los comentarios

curso corrección
The following two tabs change content below.
Correctora, lectora profesional, filóloga y escritora de fantasía juvenil. Ayudo a escritores tanto de ficción como de no ficción a mejorar y pulir sus textos, y a dejarlos listos para publicar. Les enseño cómo revisar sus libros y todos los secretos de la autopublicación.