Evolucionar como escritor/a es algo que suele suceder de manera natural. Lo más sano es afrontar este proceso como algo positivo, algo que va unido a tus proceso de escritura. La misma vida te aporta enseñanzas nuevas cada día, aunque depende de ti aceptarlas y aprender de ellas o no.

Hay que enfrentarse a este aprendizaje con la mente abierta, con la idea de que es algo que se puede mejorar de manera progresiva. Eso sí, sin agobiarse. Tómate tu tiempo para aprender.

Para ayudarte en este proceso, te traigo siete formas de evolucionar como escritor/a, para que nunca llegues a estancarte.

1 ESCRIBIR

Ya sé que parece obvio decir que para mejorar en la escritura hay que escribir, pero es la verdad. Esto es como ir al gimnasio. ¿Cómo vas a ponerte en forma si vas una vez al mes? El ejercicio constante hará que el músculo trabaje y sufra cambios.

Con la escritura sucede lo mismo. El simple hecho de practicar, aunque sea un ratito cada día, es fundamental. Encuentra un momento para ponerte, seguro que lo consigues. Tal vez tengas que hacer sacrificios, pero, a fin de cuentas, escribir es algo que quieres hacer tú, nadie te lo impone.

Si le echas un vistazo a textos tuyos más antiguos, seguro que has visto una evolución y que te expresas mucho mejor ahora. Como dicen por ahí, la práctica hace al maestro. Y esto ocurre con cualquier escrito, ya sea relatos, novela, artículos del blog, etc. Al principio hay bloqueos, no sabes cómo expresarte o qué decir, pero si ejercitas la creatividad, escribirás cada vez con más fluidez.

2 LEER PARA APRENDER

Leer las historias de otros te puede ayudar a aprender, sobre todo si son de escritores a los que admiras o que crees que escriben bien. Es como todo, quédate con lo bueno, con esas descripciones que te han hecho vibrar, con batallas que están bien estructuradas, con personalidades construidas con inteligencia, con lo que te llame la atención.

Fijarse en lo que hacen otros no es copiar, por supuesto. Reflexiona en cómo está estructurada la trama, desgrana cada escena que te haya gustado, revisa el esqueleto de toda la novela, fíjate en cómo engancha al lector o cómo termina cada capítulo. Puedes anotar todas tus impresiones en una libreta o en Evernote. Apunta lo que más te ha gustado del libro y lo que menos, errores que has visto y no cometerías, qué te ha aportado o enseñado, etc. Por ejemplo, una vez leí un libro donde me di cuenta de que cada personaje tenía un defecto físico o personal muy marcado.

3 FORMARSE

Esto es como en todo, si te enseñan unos conocimientos, aprenderás de forma más rápida. Claro está, para que funcione tienes que poner en práctica lo que aprendas. De nada te servirá ir a montones de cursos si luego vas a casa y nunca escribes o no te preocupas al menos por probar lo que te han enseñado. Puede que todo lo que te expliquen no vaya contigo, pero seguro que aprendes técnicas que no conocías o aprendes a hacer una escaleta, a pesar de que toda la vida has pensado que eso no era para ti sin siquiera haberlo probado.

Una manera de formarse es asistir tanto a cursos online como presenciales. Ambos tienen su utilidad, aunque el planteamiento es distinto. En el primero vas más a tu ritmo, según te venga bien o te parezca, pero es más solitario, a no ser que haya un grupo de Facebook participativo con el que interactuar. En los cursos presenciales la motivación es más rápida y conocerás a otras personas con tus mismas inquietudes o parecidas; también puedes aprender de ellos o de los tutores.

Puedes elegir las mejores ideas de estos cursos, las que de verdad van a servirte para evolucionar o las que te ayudarán con tus carencias. Hay cursos sobre todas las fases de la escritura y todos los niveles: relato, escaleta, iniciación, avanzado, corrección, etc. Y muchos de ellos son gratuitos. Consulta en tu ciudad, porque en algunas zonas la oferta es muy variada.

4 BLOGS Y CANALES

Cada vez hay más escritores o formadores que comparten sus conocimientos y sus experiencias en artículos gratuitos o vídeos de YouTube. Puedes encontrarlos por géneros o temáticas. Hay una gran cantidad, así que tendrás que elegir cuáles son más acordes a tu manera de escribir o pensar, incluso cuáles te aportan una información de mayor valor.

5 AYUDA PROFESIONAL

Y no me refiero a que acudas a un psicólogo para que te ayude a manejar tu obsesión con escribir, sino a lectores editoriales o correctores. Que otros señalen tus errores te ayudará a no volver a cometerlos y serás mucho más consciente de cuáles son tus puntos débiles o fuertes.

Ambas opciones pueden ayudarte aunque, si es tu primera novela, te recomiendo que no solo busques alguien que la corrija, sino también que la lea. Puedes echar mano de los lectores cero que conozcas, pero no será lo mismo.

Olvidarse una coma en el vocativo es un fallo remediable que tal vez localices en una segunda (o cuarta) lectura atenta, pero tal vez te resulte más complicado descubrir que has hecho un lío con el sujeto de la oración o has escrito diálogos que no aportan nada. Para eso te vendrá bien la ayuda de otro par de ojos.

Cuando corrijo las novelas de otros siempre les hago sugerencias y una lista con los errores más frecuentes. Todos los escritores con los que he trabajado han coincidido en que aprenden mucho con mis comentarios y que han visto como más claridad sus errores para futuras novelas.

6 LAS CRÍTICAS

A nadie le gusta que critiquen su trabajo y menos a su «hijo», el fruto de ese gran esfuerzo de meses (o años); pero las críticas te pueden ayudar a evolucionar en tu escritura.

Si no has publicado ninguna novela, esa primera será todo un reto. Tendrás que conformarte con los comentarios de los lectores cero o amigos que lean tu libro, aunque, si quieres aprender, tendrás que insistirles en que no tengan piedad contigo o buscar a alguien que sí vaya a ayudarte, que no tema decirte la verdad. Mucho mejor si es antes de publicar.

Si ya has publicado y a lo largo del tiempo te llueven críticas de todo tipo, ten en cuenta las que te aporten algo. Las críticas constructivas son las que usan explicaciones basadas en hechos objetivos, no en preferencias personales. Si alguien te dice que no le gusta tu protagonista porque tiene el pelo azul y odia el color azul, no es lo mismo que si te dice que tu personaje es plano y no hay evolucionado nada en trescientas páginas.

Ten en cuenta críticas como: personajes que hablan todos igual, escenas en las que no queda claro qué sucede, escenarios que no se sabe bien cómo son, mala elección del narrador, una información que se contradice con algo que se ha dicho antes, etc. Míralas como una oportunidad de mejorar, no para martirizarte o dejar de escribir. Así podrás levantarte con más fuerza.

7 LA ACTITUD

Tal vez sea el punto más importante de todos. Para mejorar, es importante que vivas con actitud positiva ante la evolución y el cambio. Piensa que si siempre haces lo mismo, obtendrás los mismos resultados. Por ejemplo, puedes probar a escribir en primera persona, si nunca lo has intentado. Lo mismo descubres que te encanta. No pierdes nada por intentarlo.

Hay algunos escritores que piensan que ellos escriben de una manera, no aceptan las críticas y creen que ya lo saben todo. Siempre hay que tener deseos de mejorar e ir con la mente abierta, con la idea de que en cualquier momento puedes aprender algo nuevo.

Escribir un libro para publicar no es algo sencillo, porque necesita tiempo y dedicación, así que la actitud es fundamental para disfrutar de ese reto. Y es algo que no depende de nadie, solo de ti.

Espero que este artículo te ayude a mejorar en tu escritura o tal vez reflexionar sobre qué estás haciendo o no para evolucionar como escritor/a.

¿Has tenido alguna experiencia que te haya hecho recapacitar con el método que estabas usando? ¿Sueles aceptar las críticas o te cuesta? ¿Qué estás haciendo para mejorar tu escritura? Cuéntamelo en los comentarios.


Créditos de las imágenes:

The following two tabs change content below.
Correctora, filóloga y escritora de fantasía juvenil. Ayudo a escritores tanto de ficción como de no ficción a mejorar y pulir sus textos, y a dejarlos listos para publicar. Les enseño cómo revisar sus libros y todos los secretos de la autopublicación.