Corregir un texto no es tarea sencilla. Supone tener en cuenta diferentes aspectos: puntuación , tildes, guiones, palabras repetidas, el uso del léxico, etc. Es lo que conocemos como corrección ortotipográfica y de estilo.

A diario, me encuentro con autores que me envían sus textos por primera vez y tienen muchas dudas sobre la corrección profesional, en qué consiste y en si es realmente necesaria. Por eso, decidí crear un artículo donde se mostrara cómo corregir un texto. Para ello, pedí la colaboración de varios seguidores del blog, a los que estoy muy agradecida por haberme brindado sus escritos.

Además de la propia revisión, explicaré detalles relevantes de algunas de las correcciones. He recogido el trabajo en capturas de pantalla, que podrás ampliar clicando en ellas. Pero, como no se aprecian bien algunos detalles, al final del artículo, podrás descargar el archivo Word con dichas correcciones para que puedas verlo con tranquilidad.

También quería aclararte que lo que he mostrado al corregir los textos es mi forma de trabajar y cómo trataría yo estos casos. Por supuesto, soy consciente de que algunos aspectos podrían abordarse desde otra perspectiva o mejorar, y que puede que se me haya pasado algún detalle. ¡Es lo que tiene ser humana!

¡Empecemos!

PRÁCTICA 1

Corregir un texto
clic para ampliar

En este texto y en los sucesivos, las palabras que se han repetido están resaltadas en color. Lo usual es dejar a gusto del escritor el uso del sinónimo que prefiera; de esa manera está acorde a su estilo de escritura y no se imponen las preferencias del corrector. Por otro lado, hay que tener en cuenta el uso de las palabras extranjeras en cursiva.

PRÁCTICA 2

Corregir un texto
clic para ampliar

Hay que tener cuidado con el léxico que empleamos y la forma de estructurar ciertas frases, ya que se pueden crear problemas de entendimiento. Un error que debemos evitar es que el lector relea las frases para entender qué se ha dicho. Eso lo sacará de la lectura. También tener en cuenta el narrador que empleamos y sus limitaciones.

PRÁCTICA 3

Corregir un texto
clic para ampliar

Los guiones de diálogo que se deben utilizar en los libros no son los del teclado, sino unos más largos llamados raya. En este artículo puedes leer todo sobre los guiones de diálogo y cómo puntuarlos. En color, he vuelto a marcar palabras repetidas. Lo usual es utilizar sinónimos o buscar la manera de darle una vuelta a la frase para no decir lo mismo. Por otro lado, yo siempre suelo dejar sugerencias de mejora de ciertas frases o expresiones por si el autor quiere utilizarlas.

PRÁCTICA 4

Corregir un texto
clic para ampliar

Lo usual es emplear las comillas españolas o latinas en las novelas, a diferencia de las inglesas. Es algo opcional, por supuesto. Depende de tus gustos. Eso sí, no las mezcles. Si usas un tipo, mantenlo siempre durante toda la novela. Así mostrar un texto unificado.

PRÁCTICA 5

clic para ampliar

Es mejor usar los verbos principales directamente, sin necesidad de añadidos como empezó a, trató de, comenzó a, etc. En este texto hay subordinaciones encadenadas. El problema que tiene escribir frases tan largas es que el lector pierde el hilo. Si tu frase es extensa, acórtala o divídela en otras partes. Hay que evitar usar muletillas, sobre todo, en la narración, como ese “en verdad”.

PRÁCTICA 6

Corregir un texto
clic para ampliar

El léxico que empleamos es muy importante. Hay que tener en cuenta la palabra elegida para ver si encaja bien en el contexto. En este texto también había subordinación encadenada que he tenido que dividir. Cuatro líneas formaban una sola frase con añadidos.

PRÁCTICA 7

Corregir un texto
clic para ampliar

El uso de los posesivos con las partes del cuerpo es un error muy habitual cuando escribimos en primera persona. De hecho, se entiende que mi mano y la mano vienen a ser lo mismo si digo por ejemplo: levanté mi/la mano.

Como recomiendo también, es mejor evitar los adverbios terminados en -mente. Alguno suelto no queda mal. Evita abusar.

PRÁCTICA 8

Corregir un texto
clic para ampliar

A veces, explicamos las cosas de manera liosa, pero no estamos seguros de si se ha entendido, lo volvemos a comentar, y somos redundantes. Lo mejor es ser preciso en lo que narras, dejar todo claro la primera vez. Cuando escribas, intenta visualizar la escena para ver si lo has explicado de manera clara y como tenías en mente. Una forma útil es leer en voz alta o pedir a otros que lo lean.

Cuando alguien duda de algo, hay que usar “deber de”, que implica probabilidad o posibilidad. El uso de “deber” es para obligaciones.

PRÁCTICA 9

Corregir un texto
clic para ampliar

En este texto, tampoco quedan claras algunas acciones del personaje, que habría que corregir. Por otro lado, lo usual es nombrar primero a los demás y luego a ti. Mis amigos y yo, por ejemplo, y no: yo y mis amigos.

PRÁCTICA 10

Corregir un texto
clic para ampliar

En este texto, hay confusión de sujetos en varias ocasiones. Cada vez que la acción pase de un sujeto a otro, hay que especificarlo. También es importante elegir las palabras precisas en vez de añadir aumentativos: muy, bastante, demasiado, etc. El texto quedará más limpio.


Aquí te dejo el texto en Word para que puedas descargarlo y mirarlo con calma. Si pulsas en las líneas que hay en el margen izquierdo, se alterna entre el texto corregido y la versión con los cambios. Recuerda que los textos pertenecen a sus respectivos autores.

¿Qué te ha parecido ver una práctica real? ¿Tienes alguna duda sobre las correcciones? ¿Consideras necesario corregir un texto? Cuéntamelo en los comentarios.


curso corrección
The following two tabs change content below.
Correctora, lectora profesional, filóloga, maquetadora, mentora y formadora de escritores. Además, escribo novela juvenil. Ayudo a escritores a mejorar y pulir sus textos, y a dejarlos listos para publicar. Les enseño cómo revisar sus libros y todos los secretos de la autopublicación.